Credo Más Por Ellos

Creo que no se me dan bien las presentaciones. Creo que tampoco las despedidas. Así que creo que voy a ir directa al grano.

Creo que somos aquello en lo que creemos.

Creo en los detalles. Creo que hay que ir por la vida con los ojos bien abiertos. Creo que es el océano el que se pierde en una gota y no la gota la que se pierde en el océano. Creo que somos nosotros los que creamos nuestro propio sufrimiento, no hay nadie a quien culpar sino mirar hacia dentro. Creo que todos tenemos un ángel de la guarda.

Creo en la aventura. Creo en la luz y el silencio africano. Creo que el placer es la felicidad del imbécil y que la felicidad es el placer del inteligente. Creo que no se puede cambiar de pasión. Creo en África.

Creo en los días nublados, y ya puestos a decir, en los soleados también. Creo que no hay nada mejor en este mundo que una carcajada. Creo que una sonrisa sincera lo dice todo. Creo que de esas hay muchas por aquí. Creo que a través de una mirada puedes llegar a ver el camino recorrido. Creo en las balas perdidas. Creo que yo también quiero mejorar el mundo.

Creo en el carpe diem y en las buenas energías. Creo que, en cierta ocasión, un tipo muy sabio dijo que si quieres conocer a una persona, no le preguntes nunca lo que piensa, sino lo que ama. Creo en el sonido de la máquina de escribir, y en el de la cámara de fotos también. Creo que con ambos artefactos se puede intentar cambiar el mundo. Creo que la vida es demasiado corta como para no hacer nada que no merezca la pena. Creo que la vida es incluso más corta aún como para estancarse. Creo que hay que avanzar, paso a paso, pole pole.

Creo que una mujer nunca puede ocultar cuando está enamorada. Creo que, para los que ya me conocen, es obvio que estoy enamorada de África. Creo que, en algún momento de mi vida, voy a acabar aquí. Así que, cuando me marche, creo que será solamente un “hasta mañana”.

Creo que la tierra de este continente es tan roja por toda la sangre que se ha derramado sobre ella. Creo que mientras queden reinas en el tablero, no hay temor al jaque mate. Esta vez no creo, sino sé, que hay muchas reinas por ahí escondidas. Así que creo que la lucha no ha hecho nada más que empezar. Creo que nos caemos para levantarnos. Creo que somos salmones nadando a contracorriente. Creo que en el cielo todos los santos son de nuestro bando.

Creo que quedan muchas maletas por hacer y muchas islas por descubrir. Creo que los días de sol están a la vuelta de la esquina. Creo que todos somos diamantes sin pulir. Creo que siempre nos quedará Paris.

Creo en el respeto. Creo en el amor. Creo en la libertad. Creo en la vida. Y, creo que no hay que desaprovecharla.

Creo en la gente de Kibera. Creo en la gente de esta ONG. Creo en la gente que cree. Creo que la vida tiene muchas experiencias que ofrecer al mundo. Creo que el mundo tiene muchas soluciones que ofrecer a la vida. Creo que, todos juntos, podemos hacer Más Por Ellos.

Creo que esto es en lo que creo.

También creo que creo en muchas otras cosas, demasiadas, pero creo que me pasaría toda la noche intentando escribirlas, y la lista no acabaría nunca.

Así que creo que esta es una buena ocasión para plantarme.

Creo que nos lo vamos a pasar bien. Muy bien.

Están todos invitados.

Creo que el espectáculo está a punto de empezar…

Inés Pérez de Barros Lobo (voluntaria Marzo-Abril 2014)

Si quieres ver más fotos, síguenos en Instagram

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *