Los rincones especiales de este mundo

En muchos rincones del planeta, a los que la gente no se asoma, habitan historias que gritan desesperadamente por ser escuchadas. Personas, abrazadas por la soledad, sobreviven al paso del tiempo sin un atisbo de ilusión, dejando pasar la vida. Sobreviviendo.

Sus miradas son apagadas, sus rostros dibujados por la tristeza de una sociedad imperfecta que les cede la calle como dormitorio y los cartones como mantas. Teniendo la incertidumbre como mejor compañera. El tiempo tiene demasiada prisa como para pensar en ellos.

Acercarse a uno de esos rincones es una dosis de realidad. Poder mirar a los ojos directamente a la pobreza y darle un respiro a esa persona para que descanse en nosotros. Poder mediante  palabras tocar su alma y que ellos remuevan la tuya es un ejercicio de equilibrismo solo apto para valientes. La tormenta interior te convierte en seguida en diminuto, rompiendo tus esquemas y haciendo que lo esencial salga por fin a flote, dando señales de vida.

IMG_0763

Ese tú a tú con la injusticia te jalea, dejando que lo material se coloque el último de la fila en tu escala de valores. En ese momento no sabes por qué la balanza está inclinada tan descaradamente hacia ti, pero de pronto te sobra todo y solo quieres equilibrarla. Eres un privilegiado (te dices). La vida te ha dado todo pero ahora te necesita, te está pidiendo que te des a los demás.

IMG_0734

Entonces se para el tiempo y esa mirada de persona a persona te reconcilia con la vida, dándote un collar de razones por las que estás en este mundo y por las que estás a su lado. Sentarte a su lado y escucharles te acerca a Dios y consolida su dignidad. Ellos te regalan su tiempo, su oportunidad, su experiencia y su grandeza. ¿Tú? Tú solo tienes amor y tus manos para ellos, sabiendo que lo que haces es como una gota en la inmensidad del océano que es este mundo y que siempre podremos hacer más por ellos.

L.C.D.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.