Nuestra primera empresa social

Nuestra primera empresa social

El emprendimiento social es un movimiento cultural que está cogiendo una gran relevancia en el mundo, especialmente en el hemisferio sur del planeta. Para mucha gente resulta absurdo plantearse invertir en algo que no les beneficie directamente, y no es extraño ya que el hombre es egoísta por naturaleza. Tal y como se preguntaba Thomas Hobbes, ¿tiene algún interés el ser humano por salir de este estado natural?

Hoy os contamos la historia de Cosmus, un joven de Kibera que con 21 años ya es padre de familia y afronta una difícil situación. Con la ayuda de Más Por Ellos va a tener un negocio que dará un futuro a su familia: una sala para ver películas y partidos de futbol. Su sueño está cada día más cerca. La obra está en sus últimas y nos falta ajustar un poco el modelo de negocio para que el éxito del mismo esté asegurado.

Con una capacidad para 120 personas sentadas, esperamos tener unos ingresos de 200€ mensuales para poder hacer frente a los gastos del orfanato, que abrimos en una semana. Nuestro sueño también va camino de hacerse realidad, poco a poco conseguiremos una autonomía financiera que nos permita depender menos de fondos exteriores para mantener nuestros proyectos. Solo de esta manera conseguiremos hacer partícipe a la sociedad en su propio desarrollo.

Álvaro y Ger con Cosmus

Hemos invertido 1500€ en este negocio, que esperamos recuperar en un periodo de un año y medio.  Quien no arriesga no gana, y estamos convencidos que es el camino que tenemos que tomar como ONG. Solo apostando por personas que saben lo que quieren, y que conocen mejor que nosotros que es lo que hace falta en un determinado sitio, podremos asegurar que los negocios sean fructíferos. Facilitarles el acceso al crédito para cumplir con un sueño implica que ellos también se están jugando mucho, y es por eso que el emprendimiento social es tan sumamente bueno para nuestro modelo de desarrollo.

Estamos invirtiendo dinero, vuestro dinero. Invirtiendo energía en todos y cada uno de estos proyectos. Energía que asimismo recibimos de vosotros, y nos carga inmensamente para continuar dando un paso adelante en nuestros propósitos y aspiraciones.  Estamos creyendo y tratando de construir un mundo mejor en el cual el concepto de empresa sea adecuado para poder ofrecer una vida merecedora y digna a aquellos que más lo necesitan.

Así pues, a pesar de que Hobbes conceptualizase a un hombre egoísta por naturaleza, nosotros tenemos el convencimiento de que la culminación del éxito empresarial lleva implícita la cooperación, ayuda y colaboración directa con aquellos que se encuentran en situaciones económicas desfavorables. En esta línea, y tal y como afirmaba el ilustre Martin Luther King: “Si ayudé a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.