ONG vs Empresas sociales

«La forma de ayuda al desarrollo a través de las ONGs está anticuado», «mucho del dinero de las donaciones se queda en el camino» » el dinero que doné nunca llegó a dónde se me prometió». Estoy cansado de escuchar estas frases y saber que cada una de ellas es cierta. Tratar de matar una figura que lleva creciendo en número y perfeccionando su forma desde que acabó la Segunda Guerra Mundial me parece precipitado. Si han tenido tanto éxito es porque algún impacto habrá tenido. Para eso están los datos que lo demuestran. En el año 1946, el Consejo Económico y Social reconocía 41 ONG… frente a 2350 ONG reconocidas en 2003! Este número se dispara si se incluyen las ONG que actúan sólo a nivel local y regional. 


El modelo de cooperación y desarrollo está tomando una nueva dirección. El desarrollo social, educacional y sobretodo tecnológico experimentado en las últimas décadas así lo requiere. En nuestra opinión, las ONGs siguen siendo imprescindibles y necesarias pero para abrirnos al futuro hay que dar paso a un nuevo modelo de ayuda que tenga como eje central las empresas sociales.


Anteriormente hemos tratado el concepto de las empresas sociales. Para el que no haya tenido oportunidad de leerlo, se resume en el siguiente concepto. Las empresas sociales son empresas que tienen como único objetivo crear un impacto social, sin olvidar que económicamente tienen que ser sostenibles. No busca un beneficio económico, busca un hueco o una ventaja competitiva en el mercado y basa sus esfuerzos en usar esa ventaja en favor de grupos sociales determinados, tratando de realizar un impacto social en ellos. Os hemos puesto ejemplos exitosos como el de Integra-e, el de Grameen Danone o el mismo Coofund, herramienta clave para que nuestro proyecto salga adelante.

Cuando pensaba en montar Más Por Ellos no conocía el término de empresa social, veía que había pocas posibilidades de subsistir si Más Por Ellos dependía únicamente de donaciones. ¿Por qué no crear empresas en Kenya y en España que, encontrando un hueco en el mercado, puedan crear unos beneficios que sean destinados a proyectos de carácter social? ¿Por qué no poner unos sueldos a personas que no tienen trabajo y se encuentran en riesgo de exclusión social, ya sea en España o en Kenya, y que estos sean los que vayan a sacar adelante más proyectos de este tipo?
Lo que finalmente pensé es que sería una forma práctica de: crear una sostenibilidad a largo plazo, diversificar la forma de ingresos para Más Por Ellos, una innovación muy atractiva para aquellas personas que ya no creen en el modelo de cooperación a través de las ONGs, una manera única de involucrar a aquellas personas que mejor entienden el problema en la consecución de la solución…
Después de darle muchas vueltas pensé que sería la única forma de crear sostenibilidad mantenida a largo plazo, de diversificar la forma de obtener ingresos para Más Por Ellos, de conseguir la involucración de los propios keniatas en su desarrollo y en el desarrollo de su comunidad, de mostrar a las personas que ya no creen en el modelo de cooperación a través de ONGs que hay nuevas alternativas y de involucrar a todas aquellas personas que creen que se deben proponer soluciones a los problemas y no ocultar o paliar los problemas sin aportar soluciones.
Es importante entender el concepto de las empresas sociales para entender tanto nuestra apuesta como el camino que están tomando la mayoría de las ONGs. Pero es igual de importante entender la necesidad de que exista la figura de la ONG. Las ONGs están ancladas en un modelo que, aunque es útil y sigue siendo necesario, no aporta soluciones a largo plazo sino que genera dependencia. Nosotros no queremos el fin de las ONG tradicionales porque no creemos que sea bueno. Su trabajo en situaciones de extrema necesidad y de primera asistencia es absolutamente admirable. Ahora bien, cuando la sociedad ya dispone de ciertos recursos y ha avanzado lo suficiente como para comenzar a generar por sí misma recursos productivos, es cuando las ONGs dejan de tener tanto sentido en su modo de trabajo tradicional. En ese momento es cuando se deben aportar herramientas y ayuda que haga que las comunidades sean partícipes de su desarrollo y que comiencen ellos mismos a crear su riqueza y su futuro. Es aquí donde entra Más Por Ellos y la idea que tenemos de crear una Red de Empresas Sociales que sean motor del cambio y de desarrollo. La Red además servirá como nexo de unión entre sus miembros y como unificador de la comunidad y ejemplo de que la suma de muchos pequeños esfuerzos puede provocar un gran cambio.
En conclusión, nuestra propuesta es tomar como referencia la labor realizada por las ONG a lo largo de las últimas décadas pues consideramos que su labor es imprescindible y de gran valor para e innovar su concepto, buscando la manera de que sean sostenibles. Nosotros proponemos utilizar la Red de Empresas Sociales como catalizador del cambio. El fin de la Red, que económicamente será sostenible, es promover un desarrollo creado por keniatas y para ellos del que toda la comunidad se pueda beneficiar. El orfanato, la escuela de secundaria y el centro de asistencia médica serán sostenidos gracias al funcionamiento de la Red y serán todos los miembros de la comunidad los que puedan beneficiarse de ellos así como involucrarse y sentirse orgullosos de lo que por sí mismos han conseguido.

Álvaro Pérez – Pla


SI QUIERES SEGUIR LA ESTANCIA DE ÁLVARO Y PABLO EN KENIA AL MOMENTO, SÍGUENOS EN FACEBOOK (Más Por Ellos), INSTAGRAM (@masporellosY EN TWITTER (@masporellos).

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.