menú

La importancia del voluntariado

«El valor humano» «Ubuntu. Yo soy porque nosotros somos» «Gente que inspira» «Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. ¡Juntos podemos hacer grandes cosas!» Madre Teresa de Calcuta. Estos son sólo los títulos o algunas de las frases que he utilizado en blogs anteriores para hablar del equipo de KUBUKA. Pero la realidad es que, por mucho que lo intente, nunca nada de lo que escriba va a estar a la altura para describir a las PERSONAS que componen este equipo. Álvaro, Carlota, Pedro, Elena, Pablo, Nacho, Pino, Cookie, Gloria, Cosmen, Myriam, Valle, Natalia, Marcos, Carmen, Mar, Pati, Sofía, Borja, Sergio, Isa, Rocío, Maru, Itzi, Paula, Inés, Nico, Cas, Brezo, Ildara, María, Arancha, Miguel, Kiko, Lucía, Javi, Cris, Manu, Teresa, Fran, Olatz, Brenda, Ana, Alberto, Pitu, Blanca, Carlos, Paloma, Beatriz, Gabi, Irene, Mane, Laura, Almu…. Me encantaría poder nombrar a los más de 300 voluntarios y voluntarias que han pasado por la ONG, y poder dedicarles, como mínimo, unas líneas a cada uno de ellos, como agradecimiento y homenaje. O que ellos mismos pudieran, uno por uno, contar quiénes son y el vínculo que les une con KUBUKA. Porque todos tienen su propia historia, motivaciones y vivencias que emocionan y contagian, y unos valores que no me dejan de sorprender día a día. Y porque después de estos 6 años que llevo en KUBUKA, sigo pensando que las personas que componen este equipo son la mayor fortaleza que tenemos como organización. Pero convertiríamos esto en la entrada de blog más larga de la historia. Así que, por lo menos, me gustaría resaltar que, para hablar de nuestros voluntarios tengo que ir mucho más allá del concepto que, inicialmente, todos podemos tener del voluntariado. Porque es muy fácil caer en las características típicas: «las ganas de ayudar», «recibir más de lo que se da», «ser como una familia», «vivir una experiencia única, que nos hace crecer como personas», etc. Lo difícil es entender que hacer voluntariado también conlleva mucha responsabilidad, y hay que tomar la decisión de hacerlo siendo conscientes de las implicaciones y compromisos que se adquieren. Por eso, para mí, el equipo de KUBUKA es tan especial y tan fuerte.   Todos los voluntarios y voluntarias, que componen casi el 100% del equipo, comparten unos principios e ideas con los que son consecuentes. Se entregan con una seriedad y profesionalidad que son dignos de admirar. Y muchos de ellos viven su voluntariado como un segundo trabajo. Dedican muchísimas horas a reuniones, formaciones, a escuchar y aprender, a tomar decisiones (no siempre fáciles) y sacar tareas de cualquier tipo adelante (desarrollo web, rrhh, contabilidad e impuestos, diseño de carteles, formulación y evaluación de proyectos…). Siempre con pasión, confianza, cariño e ilusión por lo que hacen. Y arrastrando a familiares y amigos a eventos, mercadillos, campañas, redes sociales, etc. porque «las buenas acciones se pegan». No se rinden aunque las cosas se pongan difíciles y cuesten más esfuerzo, y nunca pierden las ganas de seguir mejorando. Escuchan, dan voz a todo el mundo e integran los comentarios y consejos que reciben. Se adaptan a otros ritmos, culturas… Colaboran a su manera desde cualquier lugar del mundo (Galicia, Cádiz, Suiza, Zambia, Kenia, Argentina…) y se convierten en los mejores embajadores de nuestros proyectos y misión como organización. Son generosos, constantes, tenaces, soñadores, empáticos, sensibles, agradecidos, trabajadores… Y, en definitiva, hacen que todo lo que pasa en KUBUKA sea posible. Desde los fundadores, que fueron una fuente de inspiración y valentía, y consiguieron que mucha gente se subiera al mismo barco y no dejara de remar en ningún momento… hasta el día de hoy, con todas las personas que de una forma más o menos activa y constante forman parte de la ONG. Queda demostrado que, el voluntariado, es una parte esencial para KUBUKA. Nuestros voluntarios son el alma y motor de lo que hacemos. Y es un privilegio y una suerte formar parte de un equipo así. Por eso, hoy, que queríamos resaltar la importancia del voluntariado, aprovecho y os doy las GRACIAS a todos/as por seguir manteniendo KUBUKA a flote y avanzando en buena dirección. Alejandra Carreño Gil, Coordinadora de RRHH, Gestión General y Base Social

¡Gracias por colaborar a vuestra manera!

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el océano, pero ese océano sería menos si le faltara esa gota” – Madre Teresa de Calcuta. “El batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo” – Efecto mariposa. “Un solo hilo de un gran tapíz aunque brille de verdad, si no está tejido, no conoces su finalidad. Y la piedra que en la cima está de la gran montaña no es ni será más importante que las piedras que hay al pie” – canción “La mirada celestial”, El príncipe de Egipto ¿Cuántas frases se conocen que transmiten esta misma idea? Y, sin embargo, ¿cuántas veces has pensado que tus pequeñas acciones no servían para nada? En muchas ocasiones dejamos de hacer cosas por sentirnos insignificantes entre los millones de personas anónimas de este mundo. Igual no somos famosos, ni ricos, ni grandes políticos, y por ello pensamos que no podemos hacer grandes cambios. A veces será cierto, no puedes cambiar el mundo tú solo, pero tus acciones SÍ pueden provocar un gran cambio, y más si las sumas a las acciones de otros. ¿Acaso cuando tenías dos años y apenas sabías ser persona te cuestionaste si podrías trabajar algún día? Espero que no ¿Dejaste por ello de intentar mejorar todos estos años que han pasado? La suma de los esfuerzos que has ido haciendo desde que naciste te ha hecho ser quien eres. Sin cada uno de esos esfuerzos, no estarías donde estás. ¿Ves, por tanto, que la suma de pequeñas acciones provoca grandes cambios? Ahora piensa en KUBUKA. Al igual que otras ONGs y empresas, KUBUKA está formada por un grupo de gente como tú y como yo. Si cada uno de nosotros pensase que nuestras acciones no valen nada, ¿Qué pasaría? Para empezar, nada de lo que se ha conseguido hasta ahora existiría porque nadie hubiese puesto su granito de arena, y es gracias al esfuerzo de cada persona que KUBUKA ha crecido como lo ha hecho y lo seguirá haciendo. Es muy difícil cambiar el mundo entero, pero sí puedes cambiar el tuyo y el de los que te rodean. La mayoría de nosotros cuando queremos ayudar pensamos en apadrinamiento, donación o voluntariado. Pero hay más opciones. KUBUKA tiene algo especial, algo muy importante. KUBUKA te permite ayudar como tú quieras/puedas a través de “COLABORA A TU MANERA”, no necesitas nada más que una idea y las ganas de llevarla a cabo. Los “colabora a tu manera” son todos los aquellos eventos y actividades que organiza una persona externa de la ONG cuyo objetivo es recaudar, sensibilizar o dar difusión para llegar a más gente que no conoce a KUBUKA. Es otra forma de colaborar haciendo algo que te gusta, participar y disfrutar desde dentro. Es increíble la de eventos y actividades realizadas durante estos últimos cuatro años que han contribuido a lograr que nuestros proyectos se hicieran realidad y continuasen creciendo. Fiestas, mercadillos, conciertos, obras de teatro, exposiciones de fotografía y pintura, torneos de pádel y fútbol, festivales, recitales de poesía, catas de vino y queso, regalos en bodas… Este año 2018 gracias a estos “pequeños” eventos KUBUKA ha recaudado más de 17.000€, un 4% del total de nuestros ingresos anuales. Además, hemos llegado a mucho más público dándonos a conocer en otros ambientes y rangos de edades. Queremos agradecer a todas las personas que han aportado su montaña de arena organizando estos eventos con esfuerzo e ilusión admirables. Muchas gracias a Alberto, Naza, Borja, Quique, Carlos, María, Willie, Lucía, Miranda, Nisamar, Juan, Marina, Mara, Paula, Carlota, Rubén, y muchos otros que participasteis de una forma u otra haciendo que esto fuera posible. Gracias por apoyar nuestros proyectos, por darnos difusión, por expandir nuestra misión. Sin vosotros nada de esto sería tan grande. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. Por lo tanto, si tienes una idea, te animamos a hacerla realidad. “La cosa no va de tener ideas, es de hacer que sucedan” – Scoot Belsky.

Buscar