menú

Las Mujeres de KUBUKA 2.0

Hoy 8 de marzo es para nosotras, es para ellas. Soy Jacqueline Nduku, trabajo como Project Manager en Kleanbera Recycling desde 2019. Antes de eso comencé un grupo comunitario llamado NNDC (New Nairobi Dam Community), que es un pilar para Kleanbera. Desde 2016, me ocupo también de asegurar que las mujeres de nuestra comunidad estén unidas y trabajen como un verdadero equipo sin importar sus diferencias étnicas o políticas. Además, me uní a “women for Silanga and Soweto” para producir cestos y bolsos hechos a mano con materiales locales. Sobre Jackie: “Desde el principio tuve la suerte de conocer a Jackie, líder de un grupo de mujeres que hacen productos a mano como bolsos y cestos que luego se venden en España para recaudar fondos, y del grupo comunitario que comenzó uno de nuestros proyectos, Kleanbera Recycling point.  Jackie ha sido una pieza clave en el desarrollo y relanzamiento del Recycling, ya que, tras numerosos problemas durante años, ha sido capaz de volver a juntar al grupo alejado del proyecto y devolverlo a la comunidad. Desde noviembre de 2019 ocupa la posición de manager de este proyecto y es absolutamente fundamental para el desarrollo del mismo. Jackie es una líder nata, una mujer con un carácter y una fortaleza admirables. Sabe muy bien lo que quiere y lucha y trabaja sin descanso para conseguirlo. No tiene miedo a decir la verdad, se enfrenta a los problemas de cara y se ha ganado la confianza y respeto de todos. Para mí Jackie es ejemplo, es superación, fuerza, perseverancia, esfuerzo y orgullo. Orgullo de ser mujer líder en un ambiente muchas veces hostil. Jackie ha inspirado a todos los compañeros que han podido trabajar con ella y es sin duda una de las personas a las que rendir homenaje en el Día Internacional de la Mujer porque gente como Jackie, liderando, cambiarán los cánones establecidos y terminarán con las injusticias.  Doy gracias por tener una referencia como ella y empaparme de su fuerza contagiosa que muchas veces necesito.” Me llamo Begoña Galán, y desde junio de 2018 trabajo como coordinadora de proyectos para KUBUKA en Kenia. Desde el día uno, mi experiencia ha estado repleta de desafíos a los que hacer frente en equipo. El hecho de ser mujer y blanca, ha sido un reto en sí mismo en numerosas ocasiones, pero siempre he contado con la referencia de compañeras kenianas, mujeres admirables que forman parte de la columna vertebral de la ONG en terreno, que me han inspirado y guiado para desempeñar mi trabajo día tras día. Sobre Bego: “Desde que conocí a esta maravillosa mujer, Bego, ha sido para mi un elemento clave en mi día a día como Manager en la planta de reciclaje.  Me ha inspirado mucho aquí en mi propio país moviendo los proyectos en la comunidad con tan buena actitud. Me da ánimos para llevar el grupo de trabajo y proyecto en sí. A pesar de los altibajos con el trabajo, siempre está dispuesta a regalar una sonrisa, lo que me hace irme a dormir y despertarme con ganas de volver a reunirme con ella y seguir trabajando en la comunidad.  Bego es una en un millón. Como coordinadora de proyectos en KUBUKA Kenya, es un modelo a seguir y eso muestra el poder de una mujer.” Me llamo Lucía Hihunna y tengo 18 años. Desde hace tres años KUBUKA paga mis estudios de secundaria en el colegio David Livingstone, y desde octubre del año pasado vivo en la Safe House de KUBUKA porque soy huérfana de madre y mi padre es agricultor en Monze, y allí no puedo estudiar secundaria. Creo que es importante celebrar el Día de la Mujer para que las mujeres adultas empoderen a las jóvenes y animarlas a luchar por un futuro mejor. Una mujer que me inspira es Mawreen Lilanda porque es música de profesión y también es madre, y me inspira porque ha estudiado lo que le gusta y trabaja muy duro para conseguir sus sueños. Otra persona que me inspira es mi amiga Gladys. Sobre Lucía: “Lucía es mi mejor amiga dentro de la Safe House, porque ya nos conocíamos del proyecto deportivo y de apadrinamiento y entramos el mismo día a la casa, en octubre de 2019.  Lucía es muy buena persona, siempre me ayuda cuando necesito algo y me aconseja y me acompaña cuando estudio para que saque buenas notas. Como es más mayor que yo, me ayuda a estudiar y me cuida como a una hermana.  Siempre está feliz y se interesa por la gente de su alrededor. Es una excelente jugadora de netball y se esfuerza mucho para sacar buenas notas porque de mayor quiere ser enfermera.” Me llamo Gladys Siawela y tengo 15 años. Desde hace dos años KUBUKA paga mis estudios de secundaria en el colegio Terry Schwartz y desde octubre del año pasado vivo en la Safe House de KUBUKA porque mis padres son agricultores en Zimba y allí no puedo estudiar secundaria. Creo que es importante celebrar el Día de la Mujer porque celebramos nuestros derechos y que se cumplan en nuestro país, Zambia. Una mujer que me inspira es Inonge Mutukwa Wina, porque es la vicepresidenta de Zambia y ha trabajado mucho y muy duro y me inspira porque sé que, si trabajo duro, algún día podré ser como ella. Ella ha pasado por un montón de cosas y aun así ha sabido concentrarse en lo suyo y llegar a lo más alto. Sobre Gladys: “Gladys es mi mejor amiga dentro de la Safe House porque ya la conocía del programa de apadrinamiento y del proyecto deportivo de KUBUKA en Mwandi, donde vivíamos las dos, y entramos en la casa a la vez, en octubre de 2019. Gladys es una persona humilde que trabaja muy duro para conseguir ser alguien en el futuro. También respeta a cada persona que conoce y es honesta y sincera cuando debe serlo. Le encanta jugar al volleyball y de mayor quiere ser

¡Esto no ha hecho más que empezar!

Hace seis meses decidí volver a darle un cambio a mi vida, dejar mi trabajo y embarcarme en una nueva aventura… No sabía cuál iba a ser, ni siquiera tenía claro por dónde empezar, sólo me había propuesto que no iba a dar ningún paso, ni enviar ningún curriculum a cualquier proyecto que no me llenase, con el que no me sintiese identificada, en el que no creyese. En esos seis meses mandé un único CV, al único proyecto, organización, concepto y visión en el que me sentí reflejada. Cuando vi el anuncio de KUBUKA hubo algo que me llamó la atención, que se movió dentro de mí y ha sido lo mismo que he sentido en cada entrevista que llevé a cabo con el equipo de terreno y con el de España y también a mi llegada a Zambia, al conocer a todas las personas de KUBUKA, tanto españoles como locales, que me van a acompañar en este camino. Lo podría llamar ilusión, energía, sensación de equipo…, todas estas cosas y muchas más son las que emanan de cada persona que compone KUBUKA, lo que transmiten tiene mucho que ver con que creen en el proyecto y en el significado de KUBUKA. Eso es lo que hace que exista una coherencia general en la organización y lo más bonito es que esa coherencia se pone en práctica desde personas que pueden tener diferentes puntos de vista o una visión muy distinta pero eso no importa, porque todos reman en la misma dirección, por y para KUBUKA. Mi llegada a Livingstone, hace sólo 3 semanas, la he sentido desde el principio como la llegada a mi nuevo hogar. Mis compis Sofía, Marcos y Óscar, nuestra directora local Joyce, los trabajadores y las trabajadoras locales, los peques de los programas deportivo y de acrobacias, las chicas de Safe House…, todo el mundo me ha acogido y me ha hecho sentir como una más; igualmente lo ha hecho el equipo de España a través de grupos de whatsapp, skypes, mensajes…, que hacen que la distancia no sea tanta y que sientas que eres parte de un todo. Cuando me pongo a pensar en el trabajo que se ha hecho aquí en tan poco tiempo, me hace valorar mucho más a toda la gente que ha formado parte de este proyecto y, lo más emocionante, es que todavía hay tanto, tan bonito y retador por hacer, que esta etapa que comienza va a ser muy enriquecedora. Tengo muchas ganas de involucrarme cada vez más en los proyectos, en el día a día, de recibir a las voluntarias y los voluntarios de verano, de poder aprender de todo lo que surja y de poder aportar todo lo que traigo conmigo, en mi mochila de experiencias. Quiero acabar dando las gracias a todas las personas que han hecho posible que esta etapa sea una realidad. ¡Esto no ha hecho mas que empezar!!! 😉 Virginia Morcillo Hidalgo Coordinadora proyectos Zambia

TRES PAÍSES. UN MISMO EQUIPO

Somos un equipo. Algo no siempre fácil de conseguir cuando una organización cuenta con personal en tres países diferentes, trabajando en proyectos distintos, pero con un solo fin, conseguir que nuestro trabajo tenga un impacto positivo en la vida de cientos de personas en Kenia y Zambia. Después de mi estancia como coordinador de proyectos en Zambia durante casi nueve meses, KUBUKA confió en mí para liderar el departamento de gestión de proyectos y voluntariado en España. Sabía que era una importante responsabilidad pero la acepté sin miedo porque conocía el gran equipo del que formo parte y la motivación e ilusión que cada persona demuestra día a día en Kenia, Zambia y España. Tenía claro que me lo iban a poner fácil y que iba a recibir el apoyo de todas en cada dificultad. Así que, emprendí un nuevo camino. Ya conocía al equipo de KUBUKA en Zambia y nuestro trabajo allí, sólo me faltaba acercarme a la realidad keniana, país que nunca había visitado hasta el pasado mes de mayo y os quiero relatar un poco mis percepciones… Gratitud es la primera palabra que me viene a la cabeza después de mi estancia en Kenia. Se trata de un país con un contexto diferente al que había vivido en Livingstone (Zambia) pero del que me di cuenta que podemos aprender mucho. Creo que es importante tener un conocimiento profundo de los contextos de ambos países para, de esta forma, adaptar las buenas prácticas que llevamos a cabo tanto en uno como en otro a la realidad local de cada país. Por este motivo, creo que este viaje ha sido muy útil para mí y me ha ayudado a pensar más en la globalidad de la ONG, lo que sin duda es una gran aportación para hacer un mejor trabajo. Mis descubrimientos Después de una cálida acogida, empecé a visitar los proyectos que KUBUKA, junto con su contraparte Lisha Mtoto, tiene en Kenia. Eric, su director, Myriam y Paula, coordinadoras de proyectos en terreno, Blanca, voluntaria, y todas las personas empleadas allí (Elisabeth, Patrick, Wambugu, Maria, Mum, los profesores del Grace Humanitas, teacher Peter, los chicos de Made in Kibera…), me mostraron el importante trabajo que hacen en Kibera, Mathare y Tala. Por fin le ponían cara a “España”, como nos llaman a las personas que trabajamos desde aquí, y era la mía. Nuestros trabajos, siempre conectados, hacen que nos olvidemos de que, tras un email, un informe, un éxito y, aunque pocos, también algunos fracasos, están personas que necesitan contacto más allá de lo digital, apoyarnos, crear confianza y  lazos que significan mucho más que pertenecer a un mismo equipo, significan ser una misma familia, luchar por un mismo objetivo, moverse en una misma dirección. Aprovecharon tener a “España” delante, algo de lo que estoy muy agradecido, ya que escuché sus prioridades y necesidades más acuciantes, y algunos errores que cometemos y que debemos subsanar. Fue muy interesante y gratificante hablar, escuchar, analizar y llegar a conclusiones comunes sobre lo que se necesita para mejorar. Pero por encima de todo esto, lo más importante que me he traído de Kenia son maravillosos compañeros y compañeras. Me quedo con todas y cada una de las personas que conocí. Me quedo con nuestro equipo, sus ganas, su valentía, su entrega para lograr que los proyectos de KUBUKA logren esa ansiada sostenibilidad que haga que nuestros esfuerzos estén a la altura de nuestro objetivo. Y ya para terminar, un pequeño aunque importante detalle que quiero resaltar: logré, durante mis visitas a Kibera, no caerme a ningún río o arroyo (miedo extremo de todas las personas que pasamos por ahí). Si habéis visto alguna foto o habéis tenido la oportunidad de andar por esas calles, sobre todo en época de lluvias, sabréis a qué me refiero. Desde mi humilde puesto en España, prometo seguir trabajando y apoyando la gran labor que cada una de las personas en terreno lleváis a cabo. Mil gracias “Kenia”, mil gracias “Zambia”. Ioseba Amatriain Losa, coordinador de proyectos y voluntariado de KUBUKA

Siempre hay una forma, Colabora a tu manera

AYUDAR, COLABORAR, APORTAR, APOYAR, SECUNDAR, IMPULSAR, COOPERAR, CONTRIBUIR, PATROCINAR, REMEDIAR, SOSTENER… , todas estas palabras son sinónimas pero no importa cuál utilices, dónde lo hagas o de qué manera decidas hacerlo, sea como sea, el significado sigue siendo el mismo: hacer un esfuerzo, poner los medios para el logro de algo. Muchas veces al oír hablar de voluntariado nuestra cabeza piensa directamente en acudir a un país subdesarrollado o en vías de desarrollo y llevar a cabo un trabajo de apoyo en diferentes proyectos. Sí, sin duda esto es posible, el voluntariado en terreno es muy necesario para cualquier ONG y además es enriquecedor para las personas con vocación de servicio pero, hay más opciones de voluntariado, hay más posibilidades de ayudar… Porque es posible que por una cuestión económica o de falta de tiempo no sea factible acudir a terreno pero es importante señalar que desde España, desde tu ciudad, también hay mucho que hacer. Este voluntariado es igual o más necesario si cabe para el funcionamiento de una ONG y, además, existen diversas necesidades a cubrir en función de tus capacidades. De hecho, el equipo de KUBUKA en España está formado por más de 40 voluntarios que, aparte de sus trabajos y de sus vidas, dedican con ilusión su tiempo a la organización. Su papel es tan importante que si no fuera por ellos, sería casi imposible que el mecanismo funcione. Pero además de esta figura hay otras esenciales para KUBUKA. Y es que, nuestro trabajo en Kenia y Zambia no sería posible sin el apoyo de: padrinos, socios, donantes, pequeñas y grandes empresas, colegios colaboradores… y otros tantos. Creemos ciegamente en la capacidad del ser humano para ofrecer su mano, para compartir, para abrir su corazón, para valorar a las personas sin importar su condición… Pero sabemos que cada realidad es diferente y por eso queremos ofrecer la opción de colaborar a todo el mundo. Con esta idea nació la iniciativa: COLABORA A TU MANERA. ¿Qué es? Son todos aquellos eventos organizados de forma externa a la ONG con el objetivo de darnos difusión, recaudar y/o sensibilizar. La propia expresión lo dice… Colaborar: trabajar conjuntamente con otras personas en una tarea común, normalmente en obras de creación, y en especial cuando se hace como ayuda o de forma desinteresada. A tu manera: de la forma y el modo que tú quieras. Puedes utilizar tu imaginación, ¡las opciones son infinitas! Hasta ahora se han realizado eventos de todo tipo… Obras de teatro;  conciertos y fiestas; una cata de quesos; un recital de poesía; varias exposiciones de fotografía; torneos de pádel, festivales; una cata de vinos; mercadillos, incluso, bodas. Piénsalo, seguro que hay algo que se te da genial o alguna opción que tienes por ahí que puede formar parte de este proyecto. Recuerda, cualquier actividad que realices, si es por un buen fin, siempre brillará más. ¿Por qué no? Imagínate, eres un experto bailarín, te marcas un tango, una bachata, una cumbia y unas sevillanas y, con el dinerito que recaudas por tu arte, ayudas a una comunidad keniana o zambiana a salir adelante. ¿Cómo te sientes? Te garantizamos que genial, muy satisfecho. ¿A qué esperas? ¡Anímate! Muchos ya lo han hecho. Grupo de teatro «La Compañía», Alberto Rubio Terrazas, Naza Díaz, Borja Díaz Illán, Juan Gutierrez Serna Clasea-te, Macaw Cosmetics, Paula Cabedo, Marina Ussia, compañía de teatro Concejo de Llanes, María Antón, Carlota Catalán, Willie de la Torre, Rubén Labarzana, María Buhigas, Álvaro Martín, Isabel Fanconi, entre otros.  ¡A todos!, queremos agradecerles a través de este blog su inestimable apoyo. Gracias por darnos difusión, por expandir nuestra misión, gracias por ese granito de arena que para nosotros es un desierto entero ¡Sin vosotros nada de esto sería posible!  “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Eduardo Galeano.

Algo está sucediendo en el continente africano

¿Lo descubrimos juntos? Señores y señoras, con su permiso, algo FASCINANTE está ocurriendo a su alrededor y no muy lejos… Para dar aún más sentido al incesante e ilusionado trabajo de KUBUKA uno de nuestros objetivos este año es adentrarnos en las realidades de diferentes pueblos africanos, pero no sólo eso, vamos a ser testigos de su dinamismo y vamos a escuchar y aprender, vamos a dejarnos llevar por esas sinergias en ambos lados que nunca duermen. Para ello será recomendable traspasar los límites de lo local, porque a veces puede cegarnos el lugar concreto de nuestra actuación, descubramos las realidades africanas, más allá de la cooperación. Para ello, vamos a crear un vehículo que nos lleve hasta allí y que compartiremos mensualmente en este blog llamado… …CULTURAFRICAS EN SU PLURALIDAD Se trata de un espacio en el que los miembros de KUBUKA añadirán aportaciones sobre las realidades africanas y también su relación con España, ya sean lecturas, películas, videos, noticias, frases, imágenes, iniciativas emprendedoras sociales, eventos, talentos cotidianos que inspiren y que luego se unificarán y compartiremos a través de este blog, así como por mail a nuestro equipo y socios. UN ESPACIO DE INTERCAMBIO CULTURAL para que la voz de nuestros compañeros kenianos y zambianos llegue a puertos seguros. Y es que… «Un beso, solamente un beso, separa la boca de África de los labios de Europa»  (Limam Boisha). Por ello, con una España europea y africana, no debemos de apartar la vista sobre lo que ocurre en el continente africano actualmente, vecino de Europa occidental. “África no es una África, son muchas áfricas” (Isabel Castro Henriques) África no es toda igual, destaca por su diversidad que necesita ser reconocida como la de los demás continentes. Lo que más interesa en esta iniciativa es mostrar los procesos positivos, de crecimiento, de riqueza cultural, a escala de organizaciones que dedican su esfuerzo en mejorar realidades africanas no tan lejanas. Porque el continente africano es mucho más que una fotografía negativa e inalterada. ¡Propósito: conocer este maravilloso continente un poquito mejor! Tras esta presentación, comenzamos con la introducción: África no es un país. Tratemos de no abusar de la palabra ÁFRICA como si de un país se tratará de ahora en adelante. El blog del periódico EL PAIS: «África no es un país» nos da un primer acercamiento, África como tal sólo tiene sentido geográficamente hablando… Ya el autor polaco Ryszard Kapuscinski en su libro Ébano nos advertía de ello en el año 1998…«Este continente es demasiado grande para describirlo. Es todo un océano, un planeta aparte, todo un cosmos heterogéneo y de una riqueza extraordinaria. Sólo por una convención reduccionista, por comodidad, decimos África. En la realidad, salvo por el nombre geográfico, África no existe» …y sobre esta idea en 2009 una sobrecogedora charla TED de Chimamanda Adichie relata su experiencia en Estados Unidos como «africana» y no nigeriana: nos comenta un ejemplo cuando vio un anuncio en un vuelo volviendo de Lagos, que mencionaba la caridad que se hacia en «India, África y otros países»… Nuestras vidas, nuestras culturas, están hechas de muchas historias interrelacionadas. La novelista nigeriana y estadounidense Chimamanda Adichie cuenta cómo encontró su voz cultural auténtica y advierte que si solo escuchamos una historia sobre una persona o un país, corremos el riesgo de caer en una incomprensión grave. ¡No os la perdáis! Brezo Sintes

Propósitos KUBUKA para 2018

Cuidarme más para poder cuidar a los demás, ser más solidario, dejar de centrarme en mí y mirar más al de al lado, salir de tu zona de confort…, cada año por estas fechas hacemos un profundo análisis de cómo se ha desarrollado el año que termina y cuáles son nuestros deseos y/o propósitos para el que llega. Todo lo propuesto puede quedarse sin cumplir, en el olvido, si no nos encargamos de enumerar cada objetivo y de tener muy presente este listado para que día a día del 2018 vayamos trabajando y así el próximo 1 de enero podamos sentir la satisfacción de haber materializado esos maravillosos deseos. Aquí van algunos de los “KUBUKA PROPÓSITOS 2018”, hay muchos más pero estos quedarán aquí plasmados para que no se nos despiste ninguno. Nuevo año, nuevas energías y nuevos proyectos. Ojalá consigamos llegar con nuestra ilusión y nuestra fuerza a cada rincón y a cada corazón. Trabajar una buena «operación retorno» sobre todo de los voluntarios que pasan por terreno pero también los que trabajan en España, es decir, hacer feedback de sus experiencias en la ONG regularmente como voluntarios y realmente mimar la parte más emocional, más allá de una evaluación cuantitativa. Al fin y al cabo, también KUBUKA cambia la vida de muchos voluntarios y hay que ser conscientes de la huella que dejamos. Conocer bien la realidad de terreno entendiendo en profundidad las culturas kenianas y zambianas más allá del entorno conocido de la ONG. Sensibilizar a los miembros de la ONG: hacer planes culturales y sociales en Madrid para ver lo dinámico y potente que es el tercer sector y servir de inspiración para ir por una vía de CO-CREACIÓN de programas de desarrollo. Aumentar la actividad de Kleanbera Recycling, incrementando el volumen de reciclaje y la concienciación de los trabajadores y personal de Kibera (Kenia). Expandirnos por España, dándonos a conocer más y conseguir una mayor fidelización de socios y padrinos. Que nuestros eventos en España lleguen a más gente nueva, ampliar nuestros públicos. Fomentar las actividades de KUBUKA en España animando al equipo, y enganchando a las personas que estén algo más desmotivadas. Ver cómo nuestros proyectos empiezan a marchar por sí solos, sin la necesidad de tener a voluntarios en terreno. Que el equipo KUBUKA sea más piña, pudiendo contar con los miembros en todo momento y participar en proyectos de ámbitos diferentes. Creatividad y buenas ideas, fortaleza y estabilidad emocional para quienes tenemos que tirar del barco contra viento y marea. Que el 2018 no nos traiga la tentación de rendirnos ni abandonar este trabajo orientado al servicio, que no nos quite ni pizca de ilusión y que no nos de miedo equivocarnos, pero sí una mirada clara para ver nuestros errores y el camino para corregirlos. Poder poner en marcha nuevas empresas sociales en Kenia y Zambia que supongan más trabajo para los miembros de las comunidades. Que este año sea igual de bueno para todos y no solo para los mismos de siempre, que lo tenemos todo y seguimos pidiendo. Que Zambia, Kenia y España sean uno. Que KUBUKA no olvide de dónde viene y que siga teniendo siempre presente sus raíces y sus objetivos en cada acción que lleve a cabo. …Todo esto y mucho más lo podremos lograr juntos, como siempre, en equipo, con vuestro apoyo, con entrega, responsabilidad, compromiso y trabajo. Y en este año 2018, como dijo Mario Benedetti, te deseamos que: “No te rindas por favor, no cedas aunque el frío queme aunque el miedo muerda aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo, porque esta es la hora y el mejor momento”.

¡2017 ha sido un gran año!

Tras cuatro años del nacimiento de Más Por Ellos en Kenia, tres años del despertar de KUBUKA en Zambia, y año y medio de la fusión de ambos, 2017 cierra con infinidad de alegrías, caras nuevas en el equipo, nuevos socios y empresas colaboradoras, despedidas y alguna tristeza, pero sobretodo: gran cantidad de lecciones aprendidas. El año empezaba con dos nuevos proyectos en Zambia: por un lado, inaugurábamos el centro de tutorías para alumnos que necesitaban clases extra, y ya tenemos cinco profesores que dedican sus tardes a reforzar las asignaturas más importantes de los niños y niñas de Mwandi; por otro lado, el proyecto de Acróbatas empezaba a coger forma, y actualmente tres tardes a la semana el grupo entero se reúne para educar en valores a los más pequeños a través de las acrobacias. También en Zambia estrenábamos colegio nuevo en Kasiya, dos aulas y un despacho acercaban la educación a más niños de la comunidad. Kenia inauguraba su primer curso de la escuela politécnica (Kyawaa Vocational Center) donde ya se imparten módulos de Carpintería y Costura, y Good Samaritan empezaba a contar con una nueva persona contratada para hacer el seguimiento de los niños. Abril fue un mes de retos cumplidos: Nico llegaba a Kenia después de 6 meses pedaleando su bici y Enhamed cruzaba el estrecho de Gibraltar guiado por Fran. Dos ejemplos de auténtico valor y superación que animaron a más valientes como Nacho, Salva y Vini a llegar hasta Mongolia con el único fin de recaudar fondos para KUBUKA. También lo consiguieron, y gracias a ellos y muchos más colaboradores. Además, 2017 se ha convertido en un año de reformas y mejoras que han hecho que avancemos un paso más en los proyectos: nueva huerta en Lisha Children’s Home y nueva casa para la producción de gallinas en Safe House que ayudará a la autosotenibilidad de los proyectos; mejoras en los dormitorios, baños, escaleras de Good Samaritan para mejorar la higiene y evitar accidentes; nueva valla en la huerta para proteger los cultivos y nuevo sistema de regadío por goteo en la Huerta de Maramba; nuevo autobús para los jugadores de 4 Stars; nuevo camión para transportar el material de Kleanbera… Seguíamos creciendo por lo que hacían falta más manos: aumentamos el equipo de voluntarios de España, contratamos a una matrona para Safe House y fisioterapeutas para St. Francis, ofrecimos formación a cinco profesores de Humanitas y contratamos a una nueva persona para trabajar desde Madrid. Desde que empezaron a formar parte de la familia KUBUKA, lo dieron todo y nos dimos cuenta una vez más que lo importante no es llegar rápido, sino llegar lejos, y solos no íbamos a conseguirlo. Cada uno a su manera fue aportando su granito de arena: unos con su tiempo, otros con aportación económica, algunos con material, y todos desde la humildad con su conocimiento. Octubre fue un mes agridulce. Desde Kenia nos llegaba la mejor de las noticias: después de dos años de relación, reuniones y diversas situaciones, los primeros niños de Good Samaritan se trasladaban a Tala. Hoy, Lisha Children’s Home cuenta además con otros tres niños nuevos. Mientras tanto, desde Zambia recibíamos otra lección de humildad y uno de nuestros proyectos de emprendimiento, el restaurante Zammex, colgaba sus cuchillos, apagaba sus luces y bajaba el telón para dejar espacio a otra función. Paralelamente a todo esto, desde España seguíamos organizando eventos, vendiendo productos de merchandising, realizando charlas en coles, empresas o foros para captar fondos y sensibilizar. Tres países unidos por un mismo objetivo, remando desde el mismo barco en una misma dirección. Como veis, 2017 ha sido un año con mucho de todo y poco de nada, porque nuestro día a día es ese: trabajar y trabajar, para que los proyectos salgan adelante, para que más personas en Zambia y Kenia puedan ver cómo sus comunidades crecen gracias a su trabajo, para que más niños y niñas reciban una educación…  Se va un año en el que hemos logrado muchos retos pero muchos otros se presentan en 2018. Lo mejor de todo es que en este tiempo nos hemos dado cuenta de que con ganas, una buena estrategia y mucho corazón podemos con lo que se nos presente. ¡¡Allá vamos!!

Hecho a mano

Hace poco más de un año, en la primera edición de Noon to Moon Festival 2016, me compré mi primer producto solidario de KUBUKA: un turbante. Un precioso turbante para el pelo hecho a mano por Mary. Desde entonces, soy voluntaria en el equipo de KUBUKA en Madrid, trabajando especialmente en la parte de Merchandising, donde se encuentra el proyecto de la creación de una marca solidaria de comercio justo. A través de ella se venden los productos hechos a mano por mujeres tanto en Zambia como en Kenia. Productos como monederos, cintas del pelo, bolsos y demás complementos originales hechos con telas y materiales locales. De esta manera, todos los beneficios obtenidos se destinan a KUBUKA para contribuir a la financiación de los diferentes proyectos de terreno. Así que ¡estad atentos! porque, si todo va bien, no será dentro de mucho tiempo cuando empecemos con la venta online, poniendo al alcance de muchas personas otra manera de colaborar con KUBUKA, una ONG de la que yo me enamoré a primera vista, compartiendo su visión, misión y valores, y de la que sigo enamorada. En ambos países, este proyecto comenzó con un microcrédito que KUBUKA concedió a Mary en Zambia y a Jackie y Anne en Kenia. Con este microcrédito, pudieron empezar su pequeño negocio y comprar los materiales necesarios para la realización de los primeros productos. Estas increíbles mujeres no sólo fabrican productos que después KUBUKA adquiere, sino que también los venden localmente y tienen otros trabajos. Mary trabaja en una pequeña empresa textil, Jackie tiene una tienda de alimentación y Anne vende ropa de segunda mano. Son mujeres fuertes y luchadoras, muy activas en su comunidad trabajando en diferentes campañas sanitarias: de vacunación, de limpieza con NYS (National Youth Service), etc. Estas mujeres, a pesar de que no conozco a la mayoría, tienen toda mi admiración. Este verano tuve la grandísima oportunidad de poder ir a Zambia y conocer todos los proyectos que hace de KUBUKA ser lo que es (junto con los proyectos de Kenia) y conocer a toda la gente involucrada en ellos pero, sobre todo, por fin pude conocerla. Después de formar parte del maravilloso equipo de Merchandising y juntas haber acercado los productos a la gente en 18 eventos y realizado 60 ventas individuales a través del boca a boca en los últimos meses, me moría de ganas por conocer el origen del proyecto, por conocer las manos que con tanto detalle los elaboran y poder trabajar con ellas. Quería decirles lo mucho que gustan sus productos aquí y es que todo el equipo de Merchandising me entenderá cuando digo que no podemos resistir la tentación y como resultado ya tenemos toda la colección. Y es que cada vez que veo a alguien con un bolso de Kenia o con un monedero de Zambia, se me escapa una sonrisa, porque significa que el pequeño proyecto crece. En Zambia, por ejemplo, ya son tres mujeres las que elaboran estos productos. El equipo crece. De este modo, tuve la suerte de poder trabajar con Mary, quien me recibió con los brazos abiertos, me invitó a su casa como quien invita a una amiga y me hizo sentir como si ya nos conociésemos y supongo que es así, puesto que llevábamos más de un año trabajando juntas a distancia. Así pues, todas las tardes mi amiga Pati y yo íbamos a su casa en Mwandi a continuar con el trabajo que muchos otros voluntarios han empezado. Fuimos con ella al mercado de Maramba a elegir telas, juntas corregimos algunos patrones para modificar los tamaños de los productos que así lo necesitaban, creamos nuevos productos desde cero elaborando nuevos patrones y calculando la cantidad de  materiales necesarios, modificando fallos, cortando telas, etc. He de reconocer que fue Mary la que, entre chetengues (telas africanas) y agujas, me enseñó a mí. Por ello, cuando el último día, mientras nos despedíamos, de sorpresa nos regaló a Pati y a mí una bolsa hecha a mano por ella, tuve que hacerme la fuerte para no emocionarme más de la cuenta y es que es difícil decir adiós. Siempre lo es. Sobre todo cuando dejas atrás un lugar así. Es increíble todo lo que se puede llegar a aprender en tan solo un mes si te dejas empapar y es que, como muchos otros voluntarios que han pasado por allí, he vuelto fascinada, con ganas de más, con ganas de volver y, por supuesto, con ganas de ir a Kenia y conocer a Jackie y Anne que, aunque ellas no lo sepan, ya nos conocemos. Así que si ya sentía admiración por KUBUKA antes, ahora no os lo podéis ni imaginar. Gratitud es la palabra que se me viene a la mente. Así que aprovecho este pequeño espacio para terminar dando las gracias tanto a todo el equipo KUBUKA (repartido por Kenia, Zambia y España) por dejarme formar parte de algo tan especial; y a todos los que habéis apoyado este pequeño proyecto con la compra de un producto. No uno cualquiera, ¡ojo! sino uno que lleva la historia de vida de las mujeres que lo hacen y que apoya el crecimiento de KUBUKA. Un producto hecho a mano.   Natalia Chanquet

Buscar