Una oportunidad que no pude dejar escapar

 

Para comenzar este post, me parece acertado citar la primera frase de la última publicación del blog que hizo nuestro amigo y fundador de Más por ellos, Álvaro:

“La vida te da muchas oportunidades para decidir en qué es en lo que quieres gastar tu tiempo.”

Esta afirmación es una verdad como un templo, lo que no es tan cierto es que todos seamos conscientes de que esas oportunidades existen y están ahí a nuestro alcance. Por circunstancias de la vida, he tenido la suerte de ser consciente de que debía trabajar para saber quién soy y actuar en consecuencia una vez tuviera claro lo que quería y cual iba a ser el camino de mi vida.

Hace un tiempo, tuve la fortuna de exteriorizar una convicción que tenía escondida en mi interior. Cada vez que la ponía en práctica, me daba una paz que no había encontrado en ninguna otra parte: se trataba de dedicar mi vida al servicio de los que más lo necesitan y luchar por conseguir mejorar la vida de las personas.

Desde el día que tomé la decisión de ser consecuente con mi personalidad y vocación y comenzar el máster que curso actualmente de Cooperación Internacional al Desarrollo, vivo un sueño.

 

Escribo en este blog porque llevo desde el mes de octubre del 2013 trabajando con Más Por Ellos y formalizando mis prácticas del máster y finalmente, hoy es mi turno de presentarme. Mi nombre es Rocío y para el equipo siempre seré “la primera becaria” de Más por ellos.

Desde el primer momento me interesé por su trabajo, comencé a seguirles y a enamorarme de su proyecto y sobre todo de su fe, fuerza y valentía.

Decidí escribir a Álvaro a Kenya para felicitarle por su trabajo y para decirle que estaba muy ilusionada en formar parte de su equipo. Su respuesta fue rápida y sus palabras estaban cargadas de motivación, alegría y amabilidad. En cuestión de días, el equipo se puso en contacto conmigo y desde el primer momento me sentí muy bien acogida aun habiendo estado mucho tiempo sin estar en contacto con los miembros del grupo que conocía hace años (Pedro, Meso y Álvaro).

Ni siquiera han pasado 4 meses desde que estoy en el equipo y la realidad ha superado mis expectativas. Las horas de mis prácticas obligatorias ya están formalmente cubiertas, pero lo que estoy viviendo desde que comencé a trabajar con Más Por Ellos es tan excepcional que veo imposible dejarlo y sentirme desvinculada de ello. Estoy viviendo una oportunidad y cada día visualizo con más ilusión el momento en el que me vaya a Kenya y pueda cohabitar con la razón de ser de nuestro trabajo.

 

Cuando Más Por Ellos comenzó, el trabajo se centraba mayoritariamente en el desarrollo de una idea y en la reflexión de cómo materializar un sueño. Álvaro, Pablo y Eric, desde Kibera, nos acercaban un poquito a la realidad tangible de nuestras labores fundamentales como ONG. En Madrid, se empezaron a llevar a cabo ciertos procesos de comunicación para darnos a conocer, tramitaciones de papeleos legales y quedadas interminables entre semana. La primera fase de la creación de algo tan maravilloso como es Más Por Ellos, ha sido de reflexión, de maduración, de compartir ideas y, lo más importante, de conocernos cada día más a nosotros mismos y a los demás miembros del equipo. Este tiempo ha sido clave y nos ha servido para dos cosas que considero destacables: en primer lugar, que hemos forjado un sólido equipo y que Álvaro tiene, hoy en día, la certeza de que no está solo y que siempre tendrá un apoyo incondicional de nuestra parte, y en segundo lugar, que tanto cada uno de nosotros como Álvaro, hemos logrado ver con claridad qué puesto, y qué responsabilidades podemos tener cada uno.

El 4 de enero el equipo de Más Por Ellos, cogimos un par de coches rumbo a los Montes de Toledo con el fin de tener una visión clara de la etapa que estábamos dejando atrás llamada “elaboración de la idea”, y dar un paso adelante para continuar con la próxima etapa, el “desarrollo de la idea”. Nos subimos en los coches para alejarnos del bullicio madrileño y celebrar la primera reunión y viaje del equipo de Más por ellos del año 2014.
Sin perder el tiempo, nos pusimos cómodos en el salón y decidimos hablar de trabajo antes de comenzar a pasárnoslo bien celebrando los logros del 2013.

Meso nos enseñó emocionado, con una canción que parecía africana de fondo, los planos en 3D del orfanato. Sin duda ha trabajado con profesionalidad e ilusión, y el resultado nos dejó fascinados. No se nos quitaba de la cara una marcada sonrisa al pensar que lo que estábamos viendo en la pantalla, iba a ser la futura casa de muchos niños que hoy viven en la calle o en muy malas condiciones.

Era su turno, y Álvaro tomó la palabra y nos enseñó un Power Point presentando toda la estructura organizativa que iba a tener la ONG a partir de ahora. Desde ese momento pasábamos de ser un equipo verde, elaborando una idea para cumplir un sueño y sin unas tareas oficialmente definidas a nivel interno, a ser un equipo con una estructura dividida en departamentos y con unas tareas claras y elementales a desempeñar para el futuro correcto funcionamiento de Más por ellos. La presentación de Álvaro fue clara y extremadamente constructiva. Nos expuso el organigrama de la ONG, las funciones de cada departamento y la relación entre ellos. Hoy, cada uno tenemos muy claro dónde estamos, por qué y qué debemos hacer para que esto salga adelante.

 

Tras un rato de conversación, con alguna que otra cerveza en la mano y doritos para empapar, Pedro nos habló de temas de contabilidad elementales para que todo salga redondo.Ya con nuestras tareas terminadas, cenamos sin parar de hablar y de reírnos: espaguetis con una impresionante salsa de tomate y un brownie riquísimo cocinado por Elena.

Instalados en la chimenea, el buen ambiente que habíamos creado era inalterable y comenzaron los juegos de mímica, las conversaciones intensas sobre la vida y la religión y numerosos relatos y anécdotas personales de los cuales no consigo acordarme con total claridad. La noche terminó a las siete de la mañana y hasta las siete de la tarde del día siguiente, no se diluyó la alegría y las infinitas ganas que cada uno de nosotros tenemos de que Más Por Ellos entre en el 2014 por la puerta grande.

 

GRACIAS A TODOS LOS QUE NOS HABÉIS SEGUIDO Y APOYADO DURANTE EL PRIMER AÑO DE MÁS POR ELLOS.
¡OS ESPERAMOS EN UN 2014 LLENO DE NOVEDADES, LOGROS Y ALEGRÍAS!

Rocío Fairén

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.