Karibu Kenya

Karibu Kenya

Una de mis palabras favoritas en suajili es Kati Kati. Siginifica algo así como en el medio. Y así es como describiría mi llegada a KUBUKA. En el medio de una tormenta, en el medio de una transición, en el medio de muchos cambios.

Alteraciones personales al cambiar Malawi por Kenia, pasando por España para dar un abrazo rápido a los míos. Cambios en KUBUKA en terreno dentro de la coordinación. Pero esta montaña rusa está siendo un reto apasionante. Llegué aquí atraída por la visión de la organización, por su manera de entender la cooperación y la auto sostenibilidad de los proyectos como objetivo principal. Pero no os voy a engañar, los primeros días los he vivido con presión, ya que no es fácil tomar el relevo de una persona que lleva 4 años en terreno coordinando y viendo nacer los proyectos, a la que todo el mundo quiere y respeta. Suerte la mía haber coincidido al menos 2 semanas con súper Myri. Y cuando justo deja el nido, ¡BOOM! los voluntarios de verano. Un grupazo lleno de energía que me pilla a mi casi tan nueva como ellos.

Pero una vez superado el primer mes, gracias al apoyo constante de mis queridas compis  Blanca y Pau, con las que me lo paso genial y aprendo todos los días, las cosas se van calmando y voy encontrando mis momentos para ponerme al día de todo. Voy aprendiendo y construyendo las relaciones con mis compañeros de trabajo, riéndome mucho con Patrick y Wambu, admirando hasta el infinito a Eli, emocionándome en el estudio de Made in Kibera, volviéndome loca tratando de entender las reuniones de la SACCO en suajili (cosa que me divierte un montón), disfrutando como una niña más cada vez que voy a Lisha Children’s Home… ¡Avanzando!

Y a medida que me voy enterando de la película, veo todas las cosas que quedan por hacer y con mi ilusión de recién llegada a un trabajo, espero que muchas de ellas salgan adelante. Creo en ello porque KUBUKA tiene un gran equipo humano en los tres países. Me gusta haberme metido en esta familia, a pesar de no conocer a la mayoría personalmente y me emociona mucho ir descubriendo a mis compañeros aquí en Kenia, cuando vienen a visitarnos y escuchar de ellos decir que ven muchos cambios, que las cosas han mejorado mucho comparadas con años atrás, porque eso significa que nos movemos en buena dirección.

En esa dirección, con nuevos aires, seguiremos trabajando día a día. Con los retos que nos esperan, las frustraciones y alegrías, los logros y los avances… y la verdad es que… ¡qué ganas!!!

Estoy feliz por continuar en mi querida África, por tener la oportunidad de descubrir Kenia y por rodearme de gente con tantas ganas de sacar adelante proyectos que inspiran y dan esperanza. Y más feliz aún por todo lo que me van a enseñar.

Karibu KUBUKA, Karibu Kenia y Asante sana!!!

Begoña Galán, coordinadora de proyectos de KUBUKA en Kenia

One Comment
  1. Enhorabuena por todo lo que haces!! Gente como vosotros hace mucha falta! Orgullosísima de ti y de todo el equipo!
    Asante sana dada!!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.